Home Entrevistas EDUARDO GUILLOT: «Yo soy consciente de las cosas que tiene y no...

EDUARDO GUILLOT: «Yo soy consciente de las cosas que tiene y no tiene “Caiga quien Caiga”»

765
SHARE

Con más de 03 semanas en cartelera y cerca de los 300 mil espectadores hasta la fecha, la película CAIGA QUIEN CAIGA sobre la captura de Vladimiro Montesinos levantó una gran expectativa y polémica desde las figuras reales retratadas en la cinta hasta la crítica más dura y perfeccionista. Conversamos con su director Eduardo Guillot, tras la función de prensa en el Cine UVK Platino Basadre. (21/08/2018) 

Eduardo. ¿por qué contar o llevar esta historia al cine?

En realidad, cuando empezamos a buscar historias que tenían que ver con el Perú, leí algunos libros que me parecían interesantes, y encontré en “Caiga quien caiga” una historia que es fascinante, donde un joven abogado por encargo de un presidente le pide que capture a su asesor más importante. Ahí ya existe una dicotomía, pero además es una historia que tiene un gran ingrediente dramático, claro que a la hora de adaptarlo nos dimos cuenta que necesitábamos presentar a Vladimiro en el poder (es decir, cómo era él y cómo reacciona ante esta situación), ahí hay mucha ficción. La adaptación que Alejandro Mazzi hizo del libro es un guion en el que trabajamos muchísimo. Este proyecto se empieza hace cuatro años y medio. Se ha trabajado bastante en el guion, sobre todo para que una historia judicial como lo es la crónica de “Caiga quien caiga” se convierta en una historia con una estructura dramática, ya que originalmente el libro sólo es una sucesión de hechos históricos interesantes e importantes, pero sin una clara estructura. Nosotros le hemos dado una, tratando de hacer un relato ordenado y que funcione. Yo creo que ese es el reto de la película.

Sabiendo cómo es el mercado comercial y su preferencia a ciertos géneros como la comedia, ¿cómo crees que reaccione el público ante CAIGA QUIEN CAIGA?

Mira, yo tengo coproductores que han apostado y han confiado en el proyecto. La verdad es que estoy contento de tener a Aman Kumar como socio productor y a otras personas que se han sumado. Yo creo que se puede lograr un cine de factura, no sólo técnicamente, sino que tenga una buena historia que interese. No creo que las cosas funcionen porque se hacen comedias, una película si tiene elementos dramáticos que pueden interesar al público, hagámoslo. A veces subestimamos al espectador y eso es un error. Me ha pasado antes, hace muchos años cuando hice “Matalache”, en otras series y telenovelas que hice en una época. La gente no es tonta: la gente quiere y busca. Es interesante ver el cambio hoy en día en el Perú de gente que dice “no me vendas esto, quiero ver otras cosas”. Lo siento y lo veo. Los jóvenes hoy están más involucrados en la política y eso es un buen referente para mí. Obviamente como productor es riesgoso. Me acuerdo de los primeros cortes de la película. Es una cinta hablada, muy hablada, mantener ese ritmo es muy complejo, pero tiene elementos muy potentes en la historia que estoy seguro enganchará con el espectador.

No sé si has notado que la película es bastante didáctica e ilustrativa, ideal para los jóvenes que no conocen esta etapa de la historia, sacrificando una historia más audaz, tal vez con un guion con más giros contundentes o personajes con arcos dramáticos de evolución más redondos.

Sinceramente, condensar una historia como ésta a una hora y cuarenta, tenía que priorizar algunas cosas. Si tú te refieres a los personajes secundarios y sus historias, es verdad, hay muchas cosas que se pudieron haber hecho, pero yo me he centrado en la médula de la historia, en lo más importante, en la del héroe de la dramaturgia: la de este abogado que tiene los conocimientos y una visión de cómo lograr el objetivo, en este caso un débil héroe que se enfrenta al gran poder que es la dictadura fujimontesinista, encontrar esas grietas, debilitarlo, cercarlo y atraparlo. A un cierto nivel tenía que hacerlo. Obviamente porque me gustaría que mucha gente la vea. Yo soy consciente de las cosas que tiene y no tiene CAIGA QUIEN CAIGA, quizás hubiera sido un poco más larga o tal vez hubiera tenido que cerrar algunas subtramas, lo sé.

Hablemos de la publicidad gratuita, inesperada y eficaz de Vladimiro Montesinos y Laura Bozzo en contra del estreno de la cinta. Además, sobre el premio que acabas de ganar en la DAFO para distribución teniendo en cuenta que ya tenías una distribuidora y fecha de estreno, ¿en qué ayuda este premio?

Sin duda, lo de Vladimiro y Laura ha sido beneficioso, gracias a ellos tenemos la mejor de las aperturas que una película quisiera tener: estar en boca de todos a pocos días del estreno. Pero lo real es que es un trabajo de todo mi equipo. Gracias a Cielo Garrido (la productora), los actores, los técnicos, gente que se ha comprometido en hacer esta historia es lo más importante. La distribución de una película es muy compleja y promoverla es más difícil aún. El premio también nos permite entrar a más salas de las que teníamos en conversaciones con las exhibidoras: tener una pantalla y un horario más para la película, cuesta. Queremos ir a provincias con la película, para eso tenemos un plan estratégico de marketing y exhibición que se agrandará o se achicará de acuerdo a muchos factores.

¿En qué etapa está EN BUSCA DE JAVIER (la cinta sobre el poeta Javier Heraud) y qué otros proyectos tienes?

La de Heraud ya está filmada un 90%. Me falta las escenas de la selva que es la etapa más arriesgada y costosa. Es un proyecto más personal, lo que ustedes llaman “más de autor”, al cual le tengo mucho cariño y espero terminarla este año y poder estrenarla en el 2019. Tengo un trabajo previo, LA HISTORIA DE LIZ que es un docudrama corto que ganó un premio en un festival de cine en Boston. Trata sobre una niña que perdió a su madre en Ayacucho. El material fue un testimonio clave en la Comisión de la Verdad. La pueden ver online, está colgada en Youtube.