Home Festival Gramado 45: Un festival histórico de América Latina

Gramado 45: Un festival histórico de América Latina

739
SHARE

Por: José Romero Carrillo

El más veterano festival de cine brasilero y uno de los históricos de América Latina, el Festival de Cinema de Gramado,  especializado en el cine del subcontinente y el del propio país anfitrión, Brasil, celebra este agosto su 45 edición, con una doble competencia de siete filmes locales y otros tantos de América Latina. Precisamente en este apartado nuestra cinematografía estará muy bien representada por “La última tarde”, el premiado segundo largometraje de Joel Calero.

Gramado celebra 45 años mezclando tradición y contemporaneidad en la cartelera

Toda la fiesta de cumpleaños sugiere la celebración de una historia, y para el Festival de Cine de Gramado, llegar a los 45 años significa interpretar el presente y proyectar el futuro con los ojos en el retrovisor. Al presentar su selección de películas para la edición de 2017, el evento destaca la tradición y, a la vez, la contemporaneidad de la producción latinoamericana, con una cartelera que pone realizadores veteranos al lado de nuevos profesionales.

El Festival de Cine de Gramado tiene una trayectoria única, con reflejos tanto en el desarrollo de la comunidad local como en la cinematografía brasileña y de nuestros vecinos latinoamericanos”, subraya el presidente de la entidad promotora del evento, Gramadotur, Edson Néspolo.

Ubicado en la serrana ciudad de Gramado, en el sur de Brasil, el festival se realiza entre los días 17 y 26 de agosto. Serán 46 películas en competición, representando la producción de once países, cuatro homenajes, entre ellos la entrega del Kikito de Cristal a la actriz argentina Soledad Villamil, rueda de negocios y muestra estudiantil, además de programaciones especiales.
En un momento de crisis económica, como la vivida por Brasil, y de recortes en los presupuestos del área cultural, hay más para celebrar en esta edición, según la directora de eventos de Gramadotur, Iara Sartori: “Aún en tiempos difíciles y adversos, una vez más estamos volviendo el festival realidad. Pudimos contar con la financiación de apoyadores históricos, que entienden la relevancia del evento y estamos listos para escribir un capítulo más de este festival reconocido por su resistencia cultural a lo largo de sus 45 años”.

Catorce largometrajes compiten por los Kikitos

Entre las 46 películas seleccionadas para las competiciones del Festival de Gramado, 14 son largometrajes: siete disputan los Kikitos en la muestra brasileña, que cuenta solamente con películas inéditas en territorio nacional, y otros siete en la extranjera, que reúne producciones desarrolladas en los países vecinos de América Latina.

Entre las obras nacionales, además de films que circularon por los festivales de Cannes y Berlín, hay tres estrenos mundiales, entre ellos, el de la primera película Original Netflix producida en Brasil, “O Matador”, del director Marcelo Galvão.

Para uno de los curadores del evento, el crítico de cine Rubens Ewald Filho, la selección, que reúne nombres reconocidos del cine nacional de distintas generaciones, cobra aún más importancia en la medida que agrega también el elemento de la innovación en la industria. “Gramado es una leyenda, lo que hace algunas cosas más fáciles. Sin embargo, otras se vuelven más difíciles, incluso el reto de mantener este status de leyenda. El festival se transforma constantemente, pero sin perder las características que lo volvieron este evento tan querido en el continente”, observa.

La película de apertura del año será “João, o maestro”, del director Mauro Lima, que narra la trayectoria del pianista brasileño João Carlos Martins, uno de los pocos músicos a grabar la obra completa del compositor Johann Sebastian Bach.
Ya la muestra extranjera celebra con diversidad la edición del festival que marca los 25 años de su internacionalización. En 2017, son 10 los países representados en esta competición, entre ellos, seis latinoamericanos de habla hispánica. Entre producciones solo y coproducciones, estarán presentes en Gramado, equipos de Argentina, Chile, Colombia, Uruguay, Peru y México.

Cuando Gramado abrazó al cine producido en América Latina, 25 años atrás, no había muchos festivales dedicados a nuestra producción audiovisual, y el propio desarrollo del sector era tímido. Hoy hablamos de una verdadera industria cinematográfica latinoamericana, en la que prácticamente todos los países están produciendo. Eso es fantástico”, celebra la curadora argentina Eva Piwowarski.

Gramado también es una ventana abierta a los cortometrajes: serán 28 películas compitiendo en dos muestras, la nacional y la regional (Muestra Gaucha), solo para producciones de Rio Grande do Sul.

Fuerza representada en los homenajes

Además de Francia y Holanda, que participan en coproducciones, Canadá tendrá un lugar especial en el 45º Festival de Cine de Gramado, que por primera vez en su historia presta un homenaje a un país y a una cinematografía completa, como la canadiense, que produjo leyendas del audiovisual mundial, como los directores James Cameron y Dennis Villeneuve.

Los homenajes individuales también representan la fuerza de la industria del cine continental. Los cuatro galardones de Gramado será entregues a figuras reconocidas internacionalmente, a comenzar por el Kikito de Cristal, que pasa parea nuevas manos pero sigue en el mismo país: Argentina. Después de un emocionante homenaje a Cecilia Roth en 2017, este año el trofeo será de Soledad Villamil, que hizo historia al integrar el reparto de “El Secreto de Sus ojos”, película de Juan José Campanella.
Entre los brasileños, los actores Dira Paes y Antonio Pitanga reciben, respectivamente, los premios Oscarito y Ciudad de Gramado, además del director de animaciones Otto Guerra, a quien se otorgará el trofeo Eduardo Abellin.

VER PROGRAMACIÓN: Aquí